Reflexiones o algo por el estilo

El día que sacamos la ficción del Mediterráneo para llevarlo a las pantallas y apagar la tele después.

Hemos asumido una igualdad egocéntrica donde todos (los demás) son iguales entre sí , y queda aceptado exigir mientras no haya que dar, indignarse si no implica participar y argumentar con el fin de manipular.

Nuestra sociedad es de hecho como uno de esos dibujos asimétricos diseñados para parecer uniforme, lógico y agradable desde un sólo punto de vista, quedando el resto de perspectivas desordenadas, sin sentido y rotas. Y los márgenes de la culpabilidad parecen milimétricamente diseñados para encontrarnos,con demasiada frecuencia, en la linea exacta donde la culpa es de otro.

Cuesta asumir que la burbuja de aire en el agua, si vives en esa burbuja, no sea no sea el estado habitual del agua, y digo esto porque quizás deberíamos plantearnos si el hecho de que haya un porcentaje de la humanidad con unos recursos implique que es nuestro propio estado habitual, que de ser así nuestra actitud como especie sería bastante calificable en lo que respecta a la falta de, valga la redundancia, humanidad; o quizás simplemente buscamos generar más y más burbujas a costa de...todo lo demás.

Hemos conseguido convertir una población asustada, arruinada y desesperada dispuesta a todo a cambio de ayuda, en un simple producto defectuoso, del que parece sólo se espera robar votos o lágrimas.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El Sitio de Actuar

5º CUMPLEAÑOS

Los arquitectos de la transición